Dieta HCG

Dieta HCG

Este método consiste en la aplicación por medio de inyecciones de la hormona HCG, que junto a otros compuestos regulan la ansiedad y la ingesta inadecuada de alimentos. Este procedimiento, acompañado de una dieta baja en calorías entre 23 a 40 días, ocasiona una rápida reducción de peso. Es un programa de reducción de peso bajo supervisión médica y consta de tres fases: la pérdida de peso, el paso de transición, y mantenimiento a largo plazo. Cada fase del programa se gestiona a través de visitas semanales con médico. La consulta inicial determina la elegibilidad física y define la duración recomendada. El programa se adapta a las necesidades individuales y se centra en la pérdida de peso a largo plazo.

Beneficios Generales de la Dieta HCG:

1. La dieta HCG en combinación con una dieta baja en calorías, engaña a tu hipotálamo y lo fija, para que libere desde 2000 a 4000 calorías diarias, que provienen de los depósitos anormales de grasa de tu cuerpo, sin producir efecto revote.

2. La dieta HCG desdobla la grasa anormal, esa grasa que es difícil de perder con dietas y ejercicios, y tu piel se contrae a medida que pierdes esa grasa, mejorando así la calidad de tu piel y evitando dejar tejidos colgantes y señales de celulitis.

3. Cuando termines la dieta HCG te vas a dar cuenta que tu apetito ha cambiado. Después del tratamiento tu estómago se ha acostumbrado a ingerir menores cantidades de alimentos y observarás cambios drásticos en tu peso; y el nuevo comportamiento alimenticio se quedará contigo de por vida.

4. Es beneficioso mantenerte activo durante la dieta HCG para mantener ese exceso de peso alejado de ti y a la vez, reafirmar la nueva masa muscular. Una caminata de 30 minutos diarios es suficiente.

5. Evidentemente, la dieta HCG acelera tu metabolismo de tal manera que fácilmente quemarás la comida que consumes “sin ganar ni perder más peso” que el necesario para mantener tu cuerpo en buena forma.

6. Mientras pierdes peso, la dieta HCG te ayuda a mejorar la salud. Investigadores han determinado que normaliza los niveles del colesterol, normaliza la glándula tiroides y el balance hormonal mientras reconstruye las  glándulas de adrenalina.